El pez betta historia y cuidados

Fotografía: 
Pez betta

Historia y popularidad actual

El pez guerrero siamés no es ningún novato en el pasatiempo acuático. Surgió hace 150 años o más en el Reino de Siam, donde los humanos apostaban sus preciadas posesiones en el resultado de los enfrentamientos de los peces beta. Estos betas provenían de zanjas y arrozales de los países que hoy conocemos como Malasia y Tailandia (este último conocido originalmente como Siam). Estos peces alguna vez fueron opacos con colores nada atractivos, y no tienen comparación con los especímenes que vemos hoy día. De hecho, no falta mucho para que se cumpla un siglo de trabajo dedicado al descubrimiento genético y la cría exclusiva del hermoso pez beta.

El Betta splendens

El Betta splendens presenta diversas clases y variantes: aleta larga, cola Delta, cola Delta súper, media luna, cola de corona, cola de rosa, cola corta, doble cola, cola de velo, cola de peine, etc. Las variaciones y combinaciones de colores son también muy numerosas: no hay falta de opciones.

A menudo, los cola Delta súper y media luna tienen precios más elevados en comparación con otras variantes. En vista de lo atractivo de estos dos ejemplares, no resulta difícil entender su popularidad y valor. Sus aletas inmensas y su diversidad de colores llamativos son admirables: un gran logro de varios criadores competentes si tenemos en cuenta cómo era el acervo génico hace tan solo unas décadas.

Diferentes especies

Si miramos más allá de los Betta splendens, encontramos a los Betta macrostoma, que forman parte del grupo de especies con incubación bucal. Tanto machos como hembras comparten la misma estructura corporal y de aletas, pero los machos lucen una pigmentación asombrosa y unas aletas un tanto más sofisticadas. Según el patrón de los betas, estos peces son grandes: tienen de 8 a 11 cm (3 a 4,5 pulg.) de longitud, proceden de Brunéi (donde son especies protegidas) y se extienden hasta el Norte Oriental de la Isla de Borneo. El hábitat natural consta de estanques y ríos de agua dulce ácida con valores de pH bajos.

Naturalmente, existe una cantidad de especies Betta diferentes, como albimarginata, channoides e imbellis. Muchas de estas le brindan la oportunidad de criar diversos especímenes en conjunto, siempre que tenga un acuario con plantas y una estructura determinada.

Los Betta albimarginata, disponibles como peces de exportación de Indonesia, pueden mantenerse en un acuario de 57 a 76 litros (15 a 20 galones) y desovar libremente en presencia de otros peces adultos. Es también un pez de con incubación bucal y su longitud supera apenas los 3 cm (1 pulg.). En su mayoría, el macho se encarga de la incubación bucal. El período de incubación es breve. No pasa mucho tiempo luego del desove hasta que se observan los alevines. Dado que los padres acecharán a los recién nacidos, prepárese para tomar medidas ni bien observe a los bebés.

Tenemos una gran cantidad de especies Betta salvajes en las sedes de Fluval, y hemos podido grabar en video el desove de dos especies diferentes. Resulta satisfactorio colocar especies salvajes en un estanque con plantas, ya que muestran patrones de colores llamativos y un comportamiento orientado a moverse en parejas. En realidad, su comportamiento es tan sereno que los hace buenos peces de exhibición en un acuario de aspecto natural.

Clubes de peces beta

Un buen punto de partida para comenzar a investigar los diversos clubs y organizaciones de betas es el Congreso Internacional de Betas (IBC, International Betta Congress), que se encarga de organizar eventos a nivel mundial. Una exploración rápida de su sitio web sin duda hará que se sienta interesado y motivado para comprender en profundidad esta fascinante familia de peces.

EL AMBIENTE DEL Beta: ENSAMBLE, CONDICIONES Y CUIDADOS

El hábitat del beta

Generalmente, el comprador promedio cría al Betta splendens, de aletas de movimiento fluido y colores preciosos, en un tanque cúbico o para escritorios de 2 a 4 litros (0,5 a 1 galón) diseñado específicamente para este pez. Si decide criar al beta de esta manera, es muy importante que realice cambios de agua acondicionada semanalmente y que mantenga la temperatura entre 24,5 °C (76 °F) y 26,5 °C (80 °F). Incluso le sugeriría realizar los cambios de agua con más frecuencia que una vez por semana siempre que le sea posible.

Si bien los betas son anabántidos (totalmente capaces de respirar aire atmosférico), recuerde que la calidad del agua sigue siendo un punto sumamente importante. Téngalo en cuenta, especialmente cuando cría las variedades actuales, que son más sofisticadas y tienen aletas de movimiento fluido y una estructura más delicada.

Fluval ofrece unos asombrosos kits para acuarios de escritorio que proporcionan hábitats por encima del promedio para los betas, entre ellos, el Spec, que incluye iluminación LED y un sistema de filtración incorporado. Este modelo le permitirá agregar medios filtrantes para ayudar a mantener las condiciones de agua aconsejables para los betas, e incluye una área de filtro trasera donde se puede colocar un calentador sumergible pequeño.

El modelo Edge también resulta ideal como un tanque para betas dado que el panel superior de vidrio tiene contacto con la superficie del agua, por lo que proporciona una amplia área que le permite al beta macho elegir dónde construir su nido de burbujas cuando llega el momento.

Alimentación

Los betas deben consumir una dieta de copos secos o gránulos flotante pequeños de buena calidad, a base de una fórmula saludable. Marina y Nutrafin ofrecen dietas para betas, y Fluval también lanzará una próximamente.

Además, le recomiendo que complemente su dieta asiduamente con alimentos liofilizados y congelados. También resultan ideales los alimentos vivos, como moscas de la fruta sin alas, artemias, gusanos negros y gusanos blancos. Si tiene acceso a ellos, no dude en proporcionárselos a los betas.

Siempre recuerde que los betas tienen estómagos pequeños, por lo que debe alimentarlos hasta que advierta un aspecto apenas redondeado; idealmente, dos veces al día.

Química del agua

Los betas se adaptan favorablemente a una diversidad de durezas de agua y valores de pH; sin embargo, si consideramos su ascendencia y orígenes, se prefiere un rango de pH ácido de 6,4 a 7 con un rango de dureza del carbonato más bien blando (entre 20 y 70 ppm o aproximadamente 2 a 4 grados dKH).

Suavizar pequeños volúmenes de agua no presenta desafíos ya que puede adquirir agua de ósmosis inversa para diluir agua de grifo acondicionada. Acidificar agua blanda se logra fácilmente con pequeñas cantidades de turba y hojas de almendro tropical, por ejemplo. Tenga en cuenta que estas tornarán el agua de un color ámbar, pero, de hecho, resulta beneficioso para sus betas ya que además evita el crecimiento de algas y tiende a exhibir al máximo la gama cromática de sus peces.

Plantas (flotantes, etc.)

La Ceratopteris flotante, los antocerotófitos, las elodeas y otras plantas siempre son bienvenidas por los betas, y los ayudan a crear un ambiente más natural. No solo les permiten crear sus nidos de burbujas debajo de las hojas, sino que también durante la reproducción, las plantas vivas flotantes pueden servir de refugio para las hembras.

Reproducción

Los betas son considerados peces fáciles de cruzar. El principal desafío consiste en criar a los jóvenes y la dedicación que se exige de parte del acuarista. El proceso incluye el acondicionamiento por separado de machos y hembras. Una vez que la hembra muestra el vientre visiblemente hinchado de huevos y se observa claramente que la punta del tubo ovipositor blanco se extiende desde su abdomen, se la puede colocar en un recipiente individual dentro del acuario del macho. Cuando comienza a acercarse al macho desde dentro de su zona protegida, puede soltarla dentro del acuario para cruza. Generalmente, la reproducción se desarrolla más bien rápido, en el mismo día. Si no es el caso, desplace a la hembra del lugar y dele algún tiempo para que se recupere y acondiciónela nuevamente.

El tanque de cruza debe tener un mínimo de 19 litros (5 galones), o hasta 38 litros (10 galones), y debe llenarse con agua hasta la mitad o dos tercios, y cerrase con una cubierta de vidrio. La temperatura debe oscilar entre 26,5 °C (80 °F). Cerrar el tanque es importante ya que garantiza que los alevines recientemente eclosionados, que quedan al cuidado del padre hasta que puedan nadar libremente, puedan recibir aire con la misma temperatura del agua. Una vez que los alevines naden libremente, puede comenzar a alimentarlos con infusorios vivos. Para entonces, el padre deberá haber sido desplazado.

En este momento, el desafío comienza con pequeños cambios de agua parciales casi diariamente y dosis progresivas de otros alimentos vivos. Si omite proporcionarles alimento, no pasará mucho tiempo hasta que los alevines sufran enormemente o mueran.

Conclusión

Personalmente, creo que los betas ocupan un puesto entre los primeros diez peces tropicales populares. Puesto que son fáciles de criar (incluso para los principiantes), y presentan tantas variantes y colores, le será difícil encontrar uno que no le cause una buena impresión.

Este fascinante anabántido nos ha dado la gran oportunidad de explorar en términos genéticos muchos programas de cruza y, con su tamaño perfecto y capacidad de utilizar el aire atmosférico, honestamente no puedo pensar en ninguna otra familia de peces que haya evolucionado tanto en tan poco tiempo (aparte del lebiste, quizás).

Hágase un favor y elija un tanque pequeño para escritorios, plántele algunas criptocorinas en el fondo y algunas plantas ceratopteris flotantes, colóquele un beta media luna dragón cobre rojo macho, y ubique el acuario en una esquina tranquila de su casa donde le gusta ponerse cómodo cuando termina el día. Esta es la receta perfecta para la felicidad y relajación.

Fuente:http://www.fluvalaquatics.com/us/explore-fluval/lo-sabia/peces-plantas-y...

Etiquetas: